Amenazas y acusaciones de quienes se oponen a nuestros legítimos derechos no se resuelve nuestra situación de miseria pero tampoco detendrá nuestra justa lucha